Fugas de información: no olvides el papel

Resulta lógico dedicar una especial vigilancia en la empresa a la conservación y custodia de su información digital, pero no por ello puede dejar de lado idénticas medidas para aquella información que se conserva en soporte papel.

Un reciente informe de Kaspersky Labs cifra en alrededor de 7.500 euros el coste para una pyme de recomponer su imagen tras una fuga de información digital, y asegura que casi la mitad de las empresas españolas (48%) afirmó que el daño a la reputación corporativa fue la peor consecuencia de un incidente de seguridad.

Es evidente que en un entorno cada mas informatizado y una vida día a día mas digital, la cantidad de información y su relevancia que se mantiene en entornos digitales aumenta por momentos, y las necesidades de securizar tan importantes activos se basa no solo en su valor directo, sino también y no en menor medida en la mala imagen que para cualquier negocio supone una fuga de información. Y no olvidemos que una de las características del nuevo reglamento en protección de datos será la obligación de informar de tales tipo de sucesos.

Sin embargo, este hecho no puede hacernos olvidar que sigue existiendo una gran cantidad de información en soporte papel, en muchos casos muy sensible respecto a datos personales, que merece y precisa asimismo fijar claras políticas de seguridad que mantengan su integridad y llegado el fin de su vida útil procedan a una destrucción y reciclaje profesional.

 



1 comentario

Deja un comentario