Datos personales de pacientes de un hospital

Aparición en la vía pública de datos personales de pacientes de un hospital

Una organización puede instaurar dentro de sus espacios de control todos los mecanismos de seguridad exigidos por la ley y algunos más, pero debe ser consciente de que en el mismo momento en que la información sale más allá de sus muros… ese control es ya nulo y quién sabe lo que podría ocurrir, incluso varios años después como podemos ver en el procedimiento sancionador PS/00563/2015, instruido por la Agencia Española de Protección de Datos a Dª. A.A.A., vista la denuncia presentada por la ASOCIACIÓN DEL DEFENSOR DEL PACIENTE.

archivo papel

Un largo camino del hospital al contenedor de basura

El asunto se inició cuando un vecino de la zona del Fondillo, Tafira en Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas, encontró en un contenedor de basura unos archivadores que contenían informes médicos con datos personales. Entregó la documentación encontrada al periódico “La Provincia”, que contactó con el hospital para informar de lo sucedido. Los responsables del hospital comprobaron que se trataba de copias de algunos documentos sueltos de los contenidos en las historias clínicas de pacientes del área de cardiología del hospital, ya que los originales estaban en el Archivo de Historias clínicas del hospital.

Ese mismo día, el Hospital interpuso una denuncia ante la Policía, que se personó en el periódico e incautó los documentos encontrados en el contenedor de basura. Asimismo inició una investigación interna, no detectando ninguna alteración en el archivo de historias clínicas ni falta de documentación del Servicio de Cardiología. Se contactó con los médicos adscritos al mismo confirmando que ninguno de ellos estaba relacionado con los hechos. No obstante, una cardióloga que había dejado de trabajar en el hospital a principios del año 2010, reconoció que esa documentación era suya y que consistía en fotocopias que había hecho de información relativa a pacientes que había tratado en el hospital.

La doctora declaró a la policía que: “Los seis archivadores se encontraban dentro de unas bolsas de plástico en una estantería de su casa, sita en la calle…., y que habían llegado al contenedor de basura debido a que sus padres, por error y pensando que era basura, habían depositado las bolsas en el contenedor de basura al realizar unas reformas y posterior limpieza de la vivienda.”

Fundamentos de derecho

La conclusión de todo ello es que una doctora del Servicio Canario de Salud extrajo documentación de su lugar de trabajo, que contenía datos de carácter personal especialmente protegidos, los custodió en su domicilio, aparecieron en un contenedor de basura y fueron recogidos por un vecino. Por este motivo se considera en el presente procedimiento sancionador, que Dª A.A.A. es responsable del tratamiento de la documentación que se encontró por un vecino en un contenedor de basura y por tanto está sujeta al régimen de responsabilidad recogido en el Título VII de la LOPD.

Por lo tanto, Dª A.A.A., debió adoptar las medidas necesarias para impedir cualquier recuperación posterior de la información que contenían dichos documentos. Tales medidas no fueron adoptadas totalmente en el presente caso. Prueba de ello es el hecho de que la documentación que estaba almacenada en su domicilio, fue encontrada en un contenedor de basura por un vecino en la zona del Fondillo, Tafira, Las Palmas de Gran Canaria.

Sanción atenuada

En el presente caso se ha constatado la falta de intencionalidad de la imputada en los hechos ocurridos, valorando además que se trató de un hecho puntual, y por tanto debe entenderse que operan dichas circunstancias atenuantes.

Y así, la Directora de la Agencia Española de Protección de Datos RESUELVE: PRIMERO: IMPONER a Dª. A.A.A., por una infracción del artículo 9 de la LOPD, tipificada como grave en el artículo 44.3.h) de la LOPD, una multa 2.500 euros, de conformidad con lo establecido en el artículo 45 .1 .2 .4 y .5 de la citada LOPD.



Deja un comentario