Cesión a la Policía de los datos de clientes de un hotel

Si bien ya aclaramos en un artículo anterior cómo debían tratarse los datos de salud y otros en un hotel, otra duda que suele aparecer es cómo se justifica legalmente la cesión de datos de los clientes a las fuerzas de orden público.

libro registro hotel

A este respecto cabe señalar que la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha venido señalando en sus informes que, resulta conforme a lo previsto en la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal 15/1999 (LOPD), el tratamiento y la cesión de datos constituidos por las actuaciones de registro documental e información sobre viajeros a la Policía y Guardia Civil, cuya legitimación se encuentra en el artículo 45.1 del convenio de Schengen, ratificado por España en fecha 23 de julio de 1993, así como en el artículo 12 de la ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, concretándose en sus normas de desarrollo dichas actuaciones de registro documental e información, en particular, en la Orden INT/1922/2003, de 3 de julio, sobre libros-registro y partes de entrada de viajeros en establecimientos de hostelería y otros análogos.

Esta Orden indica en su artículo segundo:

4. El libro-registro del establecimiento de que se trate constituido conforme a lo previsto en el párrafo anterior, estará en todo momento a disposición de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad con competencia en la materia, quedando los establecimientos obligados a exhibirlo cuando a ello sean requeridos.

Y respecto a la conservación señala:

5. Los establecimientos deberán conservar los libros-registro durante el plazo de tres años, a contar desde la fecha de la última de las hojas registro que los integran.

Sobre su comunicación se dice en el artículo tercero:

1. Los establecimientos comprendidos en el ámbito de aplicación de la presente Orden deberán comunicar a las dependencias policiales la información contenida en las hojas-registro a que se refiere el apartado anterior (…)

Por tanto la existencia en vigor de una ley que obliga al profesional hostelero a comunicar los datos de sus clientes a la Policía y Guardia Civil, le exime de recabar el consentimiento. Y no se debe olvidar que el artículo 2 del Decreto 1513/1959, de 18 de agosto, establece que toda persona mayor de dieciséis años, que se aloje en uno de aquellos establecimientos, deberá firmar un parte de entrada.

Tampoco conviene dejar de lado que ya sea que las hojas registro se rellenen sobre papel o en soporte informático, transcurrido el plazo indicado, en le momento de proceder a su destrucción, se debe confiar en una empresa profesional y de calidad que asegure y certifique la calidad de su trabajo.



Deja un comentario